El “caso Zozulia” y la violencia verbal en el fútbol

Cada fin de semana son innumerables los casos de violencia verbal que emanan de los campos de futbol en nuestro país. Esta semana los hechos acaecidos en Vallecas tras la disputa de la primera parte del partido entre Rayo Vallecano y Albacete Balompié, supusieron la suspensión del encuentro de la Liga Smartbank en el descanso y una sanción de 18.000 euros para el club que dirige Martín Presa. Recordemos que el futbolista ucraniano Roman Zozulia era increpado por ultras del equipo local al grito de “es un puto nazi”. Ahora esta sanción crea un precedente y se va a mirar con lupa cada vez que un grupo de aficionados prolifere algún tipo de cántico que contenga insultos y vejaciones de este tipo.

Roman Zozulia en un partido con su selección (Foto: Onda Cero)

La lucha contra la violencia ha sido y sigue siendo uno de los caballos de batalla de las instituciones y necesitan del apoyo de todos los clubes, que en ocasiones han sido un obstáculo para la eliminación de grupos radicales. Una tendencia que, en los últimos años se ha ido cambiando, desde que Joan Laporta y posteriormente Florentino Pérez decidieron acabar con los grupos ultras que campaban a sus anchas en los estadios.

Sin embargo, cada fin de semana los diferentes tipos de violencia siguen vigentes. Como los insultos machistas, una constante en algunas competiciones de élite, ligas regionales, también en el futbol base, donde muchos árbitros son insultados por el hecho de ser mujer. En los últimos años, la Liga de Futbol Profesional, en su lucha contra la violencia verbal en los estadios, introdujo las sanciones en contra de los clubes cuyos aficionados insultaran de forma vehemente a jugadores, aficionados, árbitros y clubes rivales. Quien no recuerda algunos de esos insultos machistas cuando el hoy entrenador y ex-jugador del Real Madrid Miguel González “Míchel”, recibía la ira en forma de burla en muchos estadios que le cantaban “!Míchel, maricón!” a mitad de los años 90. O las vergonzosos gritos homófobos en contra de la cantante Shakira cuando Gerard Piqué jugó en Cornellá frente al Espanyol de Barcelona.

Afortunadamente hubo ocasiones en las que un entrenador fue protagonista de forma ejemplar en la lucha contra la violencia en el fútbol, como lo fue el por aquel entonces técnico del Valencia CF, el holandés Guus Hiddink, cuando vio una pancarta con simbología nazi en un partido disputado en Mestalla y mandó retirarla de inmediato. Esa actuación fue reconocida en forma de premio por la Fundación Ernest Lluch por sus valores cívicos en el futbol. Cada vez que haya un grito, una pancarta o un gesto que atente contra los valores del deporte habría de ser señalado y sancionado posteriormente si queremos tener “La mejor liga del mundo”. Hasta que no desaparezca de los estadios seguiremos teniendo a los mejores jugadores, un gran espectáculo dentro de los terrenos de juego que debería estar acompañado por el comportamiento de la grada para que los aficionados del futuro disfruten de una ambiente deportivo en consonancia a la calidad de la competición que cada semana hace vibrar a millones de personas en todo el mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s